fbpx

Este extracto está tomado del libro de Arthur Wallis llamado El Ayuno Escogido por Dios: Una guía práctica y espiritual para el ayuno.

    “El pastor Hsi fue realmente uno de los grandes santos que surgieron en China. Al convertirse había sido liberado del terrible hábito del opio, y Dios lo usó en un ministerio que liberó a cientos de sus compatriotas tanto del opio como de la posesión demoníaca. Muchos fueron los que recibieron sanidad mediante la imposición de su mano. Así, multitudes abrieron su corazón al evangelio y las iglesias crecieron rápidamente a través de la región. Al tiempo de su conversion adoptó el nombre Sheng-mo, que significa “conquistador de demonios,” como si por alguna extraña intuición supiera para qué obra Dios lo había levantado.

    A los pocos meses de su propia liberación tuvo su primera gran prueba. Su esposa, que había dado muestras de la influencia de su recién hallada fe, fue poseída por demonios. Padecía de profunda depresión y tormento mental y cuando llegaba el momento de la devoción diaria, sufría paroxismos de furia incontenible. Como una sola persona, los aldeanos pensaban que esto era nada más ni menos que un castigo que había venido sobre Hsi por haber pecado contra los dioses.  —Un Famoso conquistador de demonios —decían— veamos qué es lo que puede hacer por él su fe.

    Para ese entonces ya había aprendido cuán grande es el poder de la oración aunada al ayuno en la lucha contra Satanás. 

Convocó a los miembros de su familia a que ayunaran tres días y tres noches y él se dedicó a la oración. Aunque debilitado físicamente, más fuerte en su fe, se aferró a las promesas de Dios y reclamó total liberación para su esposa. Después, sin la menor vacilación, se acercó a la atormentada mujer y poniendo sus manos sobre ella en el nombre de Jesús, ordenó a los espíritus malos que salieran de ella y no la atormentaran más.

    Su liberación fue instantánea y total y en ese mismo momento se convirtió al cristianismo, y llegó a ser no solamente su fiel sino también su idónea compañera en la obra de Dios.

    Fue así que comenzó un ministerio que con toda justicia ha sido explicado como “apostólico.” El mismo se caracterizó por los grandes conflictos contra los poderes de las tinieblas. Si bien el poder de Satanás desatado en su contra era enorme, no era menor el poder de Dios que lo acompañaba para salvar, liberar y sanar. Cualquiera fuera la crisis que surgía, si tenía necesidad de guía respecto de alguna decisión de importancia, o de sabiduría para tratar con personas o situaciones difíciles, la liberación de los adictos al opio o de personas poseídas por espíritus malos, o si tenía que hacer frente a la persecución o a la oposición, Hsi tenía un remedio para cualquiera de esas cosas: se entregaba a la oración y al ayuno.”

    El pastor Hsi se cambió su nombre a Sheng-Mo. China ha encontrado un padre que ayuna. 

   Dios, una vez más, levanta una generación a través del ayuno y la oración que pueda llamarse a si misma «¡Conquistadora de Demonios!»
 

Referencias: 

Pin It on Pinterest

Share This