fbpx

T.L. Osborn y su esposa Daisy tenían unos veinte años y eran pastores de una iglesia de Portland, Oregón, cuando invitaron a una misionera de la India a hablar en su iglesia. Mientras hablaba, los Osborn sintieron un llamado instantáneo a hacer campañas internacionales. Inmediatamente hicieron un plan de cinco años para evangelizar a la India, recaudaron el dinero y se mudaron.

    En menos de un año después de mudarse a la India, los Osborn comenzaron a darse cuenta de sus limitaciones. T.L. Osborn dijo en una entrevista con la revista Charisma: «No pudimos convencer a los hindúes y a los musulmanes de Jesús o de la Biblia.» Osborn contó que se dijo a él mismo: «No puedes hacer nada con la gente que no cree en la Biblia.» Luego dijo: «No sabía que la Biblia podía ser probada porque no sabía acerca de los milagros.»

    T.L. y Daisy regresaron a los Estados Unidos avergonzados por sus fracasos percibidos en el campo de las misiones.

    Al regresar a los Estados Unidos, los Osborn comenzaron a tener hambre del poder de Dios que se manifestaba a través de evangelistas de su época como William Branham y Gordon Lindsay. Osborn dijo: «Esa fue la gran cosa que nos pasó en la India. Nos dimos cuenta de que sin lo milagroso, no podíamos probar lo que creíamos. No había pensado en eso antes de la India. Así que íbamos a encontrar a alguien que realizara milagros.»

    Escucharon que había una reunión de Smith Wigglesworth e hicieron planes para asistir. Pero entonces, desafortunadamente, Wigglesworth murió. Luego planearon ir al avivamiento en la carpa de Charles Price, pero Price también murió. Osborn estaba desconsolado y lloró cuando se enteró del fallecimiento de Price. Sentía que todos los evangelistas que sanaban habían fallecido y que no podría oír hablar ni siquiera a uno de ellos.

    Cuando murió Price, los Osborn se enteraron de su sucesor, una dama llamada Hattie Hammond, y obtuvieron una reunión con ella. Hammond animó a los Osborn a que su experiencia en la India no había sido un fracaso, sino que era un vistazo a la cosecha de almas que Dios había planeado para alcanzarlas. Ella terminó la reunión animando a los Osborn diciéndoles que «si alguna vez ven a Jesús, nunca serán los mismos.»

    Encogidos de hambre, T.L. y Daisy oraron hasta altas horas de la noche para ver a Jesús. «A la mañana siguiente a las 6 en punto, Jesucristo entró en nuestra habitación,» recuerda vívidamente Osborn. «Lo vi como te veo a ti. No caminó en el suelo. Caminó en el aire. Nunca lo olvidaré. Y me quedé recostado allí. Era como si yo estuviera muerto. No podía mover un dedo de la mano o del pié. Finalmente me puse de cara en el suelo hasta las 2 de la tarde. Cambió mi vida. Estaba totalmente, totalmente bañado en una nueva vida. Esa es la mejor manera de describirlo.»

    Poco después, los Osborn tuvieron la oportunidad de ver a Gordan Lindsay ministrar. Osborn se sorprendió por la sencillez con la que Lindsay compartió el Evangelio y luego oró por los enfermos. Muchos dieron su vida a Jesús y los enfermos fueron sanados instantáneamente cuando Lindsay oró por ellos. Osborn dijo: «Me sorprendió. Me afectó profundamente, y me pareció que mil voces se arremolinaban sobre mi cabeza diciendo: ‘Puedes hacer eso. Eso es lo que Jesús hizo. Así lo hizo Pedro. Así lo hizo Pablo. Eso demuestra que la Biblia es verdadera hoy. Puedes hacer eso.'»

    T.L. y Daisy comenzaron a sumergirse en los cuatro evangelios, viendo el ministerio de Jesús a través de un nuevo lente. Durante este mismo período de tiempo, Osborn había encontrado los escritos de Franklin Hall sobre el ayuno y la oración. Daisy y él habían comenzado a pasar muchos días y semanas en ayuno y oración. Hubo un punto en el que T. L. ayunó toda comida y agua durante tres días mientras buscaba la presencia de Dios. El Señor le habló y le dijo: «Como he estado con los demás, así estaré contigo. Donde quiera que vayas, te daré la tierra para tu posesión. Ningún demonio, ninguna enfermedad y ningún poder puede estar ante ustedes todos los días de sus vidas, SI tu haces que la gente crea en mi Palabra.” Los Osborn hicieron un compromiso, diciendo: «Cualquier cosa que Jesús dijo que haría, nosotros esperábamos que lo hiciera. Lo que nos dijo que hiciéramos, lo hacíamos.»

    Los Osborn decidieron que era hora de organizar su primer servicio de sanidad en su iglesia en Portland. Promovieron su evento por medio del periódico y la radio y, cuando llegó esa noche, la iglesia estaba llena. Muchos dieron su vida a Jesús cuando Osborn predicó el Evangelio. Pronto, se formaron líneas para recibir sanidad. «Funcionó,» declaró Osborn. «Oramos por ellos y fueron sanados. Descubrí a Jesús en mí. Cuando eso sucedió, Daisy y yo dijimos: ‘Ahora podemos volver a la India. Ahora podemos convencerlos.»

    Al intentar regresar a la India, los Osborn no pudieron recaudar los fondos necesarios para llegar hasta allá. Hipotecaron su coche, vendieron sus muebles y comenzaron a viajar. Al dirigirse a la India, su dinero solo les alcanzó para su primera parada. Jamaica.”

Pin It on Pinterest

Share This