fbpx

AHORA ESTER

Una plaga ha estallado por toda la tierra. Se llama Coronavirus. Amenaza con matar a decenas de miles de personas en todo el mundo y está cerrando las economías mundiales. El terror y el pánico se han apoderado de las naciones. Algo está pasando aquí que es más allá del virus en sí. Parece que una fuerza demoníaca está alimentando la rápida propagación del virus y la histeria excesiva que está creando. Sorprendentemente, creo que 2020 ha sido marcado por el Espíritu Santo como el año del cristianismo en los estadios y el avance explosivo del Reino. Sólo en Estados Unidos, creo que se están preparando 20 estadios para la oración y los avances evangelísticos. 

    The Send se llevará a cabo en Argentina casi inmediatamente después de este ayuno, el 25 de abril. Argentina está amenazando con poner en cuarentena por dos semanas a los extranjeros que vienen a The Send antes de que puedan entrar en la nación. Estamos convencidos de que esta tormenta ha sido provocada por un principado demoníaco de alto nivel para obstaculizar el aumento del poderoso ataque de la Iglesia con ayuno, oración, el envío y las misiones en las puertas globales de Hades. Estamos convencidos de que así como cuando Jesús y Sus discípulos estaban pasando por el Mar de Galilea para liberar al gadareno endemoniado en Marcos 4, una tormenta demoníaca se agitó para detener la misión de Jesús. ¡Un pánico se apoderó de los discípulos cuando Jesús esperaba que tomaran su autoridad con fe poderosa y reprendieran esa tormenta! Jesús le dijo a Sus discípulos: «¿Por qué tienen tanto miedo? ¿Cómo es que no tienen fe»? (Marcos 4:40). Luego habló a la tormenta: «¡Silencio! ¡Cálmate!” y la tormenta obedeció. También es nuestra convicción que los pecados de la Iglesia abren una puerta al enemigo para causar estragos.

    Por lo tanto, en medio de este ayuno de 40 días, estamos convocando un ayuno urgente de tres días, El Ayuno de Ester Global, como cuando el malvado príncipe Amán lanzó un complot genocida para destruir a todos los judíos. 

Entonces dijo Mardoqueo que respondiesen a Ester: No pienses que escaparás en la casa del rey más que cualquier otro judío. Porque si callas absolutamente en este tiempo, respiro y liberación vendrá de alguna otra parte para los judíos; mas tú y la casa de tu padre pereceréis. ¿Y quién sabe si para esta hora has llegado al reino? – Ester 4:13-14

Ante una situación de vida o muerte, Ester les dijo: “Ve y reúne a todos los judíos que están en Susa, para que ayunen por mí. Durante tres días no coman ni beban, ni de día ni de noche. Yo, por mi parte, ayunaré con mis doncellas al igual que ustedes. Cuando cumpla con esto, me presentaré ante el rey, por más que vaya en contra de la ley. ¡Y, si perezco, que perezca!” – Ester 4:16

Hermanos y hermanas, los de todo el mundo que ayunan y oran, nos enfrentamos a una situación de vida o muerte con este Coronavirus. Un enfoque casual de esta crisis profética mundial y de este llamado profético al ayuno podrían multiplicar las victimas innecesarias. Y no piensen en su corazón que si permanecen en silencio en este momento escaparán en sus casas aislados y cómodos.

   ¿Quién podría haber pensado que el momento de este ayuno de 40 días se sincronizaría con el momento del Coronavirus? Creo que Dios lo vio venir y levantó un movimiento de oración de ayuno para oponerse a él.

Durante varios días, cinco de nosotros habíamos estado escondidos en una casa, ayunando con agua y buscando a Dios con relación a este virus. Habíamos estado preguntando al Señor si debiéramos convocar un ayuno global de tres días y luego reprender este virus. No queríamos que fuera sólo una buena idea; queríamos saber si era Dios. Esa misma mañana, un gran evangelista de Europa, Jean-Luc Trachsel, me texteó y me dijo: «Lou, no te pierdas este momento. ¡Llama a un ayuno de tres días en todo el mundo y destrocemos este Coronavirus!» En ese momento supe que era la palabra del Señor. Me senté con mi equipo y comencé a prepararme para escribir este llamado a la acción que estás leyendo ahora. Justo antes de tomar la pluma, Andy Byrd, uno de los líderes de The Send, me envió un mensaje de texto y me dijo: «Lou, ¿llamarías a la Iglesia a un ayuno de tres días en medio de este ayuno de 40 días para enfrentar y reprender a este Coronavirus? Está amenazando el avance mundial del evangelismo y las misiones y está decidido a detener el cristianismo en el estadio. ¡The Send Argentina no debe ser detenido! ¡The Send Kansas City no debe ser detenido! ¡Otras grandes reuniones no deben detenerse!« En ese momento, con dos o tres testigos, supe que era la palabra del Señor. ¡Tomemos nuestro lugar a la derecha de la Majestad en lo Alto y gobernemos en medio de nuestros enemigos!

Por lo tanto, estamos llamando a la Iglesia global durante este Ayuno de Ester de tres días para humillarse, confesar sus pecados y los pecados de su nación (Joel 2), y clamar a Dios por misericordia. Y luego, al tercer día, como cuando Ester fue ante el rey, reunámonos en pequeños o grandes grupos y pongámonos de pie como la Ekklesia ante el Rey de Gloria! ¡Extendamos Su vara de autoridad fuera de Sión y reprendamos al Coronavirus en un acuerdo colectivo unido, creyendo con fe que la tormenta disminuirá, los estadios se llenarán y 2020 pasará a la historia como el año del avance histórico del evangelismo y de las misiones a nivel mundial!

 El Ayuno de Ester  

Algunos pasarán tres días sin comida ni agua. Los tiempos desesperados exigen medidas desesperadas. Estamos animando a todos en este ayuno de 40 días a considerar la intensificación de sus ayunos con mayor enfoque. Que los que están siguiendo este devocional pero no están ayunando entren con nosotros ahora en el ayuno. ¿Quién sabe? Si para un tiempo como este hemos llegado al Reino.

Pin It on Pinterest

Share This